Manejando la diabetes

Manejar la diabetes es un esfuerzo de equipo y requiere colaborar con profesionales de la salud para diseñar un plan que se ajuste a sus necesidades y a la progresión de su diabetes. Usted es también parte de ese equipo y debe asegurarse de tener un plan personalizado que pueda seguir.

Aprenda sobre la diabetes. Algo esencial es conocer su número de A1C. Hay un examen que determina el promedio de azúcar en la sangre durante los últimos 2 a 3 meses, llamado la prueba del A1C. El A1C es importante porque indica si su diabetes está bajo control y no es lo mismo que las pruebas de sangre que usted se puede hacer en casa a diario. Recuerde su número de A1C. Según la Asociación Americana de la Diabetes (ADA por su siglas en inglés) para la mayoría de las personas adultas el A1C debe de estar por debajo de 7%, su doctor determinará cual debería ser su objetivo personal de A1C.

Para ayudarle a manejar el azúcar en la sangre, un plan típico para tratar la diabetes puede incluir, entre otros:

  • Un plan de comidas

  • Un plan de actividad física

  • Un plan y horario para revisarse los niveles de azúcar en la sangre, en casa y con su doctor (la prueba del A1C)

  • Medicamentos para la diabetes

  • Otras metas de salud (por ejemplo, controlarse el peso, la presión arterial, el colesterol; visitar al podiatra, hacerse exámenes dentales regulares, dejar de fumar)

  • Un programa para controles periódicos de salud

Como parte de su tratamiento, asegúrese de darle seguimiento a estos puntos básicos de acuerdo a sus objetivos personales:

• El A1C

• La prueba de sangre FPG (por sus siglas en inglés) o glucosa plásmatica en ayunas, que se hace en ayunas

• La prueba de sangre PPG (por sus siglas en inglés) o glucosa postprandial que se hace después de las comidas

 

Su equipo de atención de la diabetes puede estar compuesto de:

Doctor de cabecera y/o endocrinólogo:

Trabaja con usted para crear un plan de tratamiento con base en la progresión de su diabetes. También le ayuda a hacer los cambios necesarios en el tratamiento y le recomienda otros miembros de su equipo de atención de la diabetes cuando lo necesite.

Oculista (oftalmólogo u optometrista):

Le hace un examen de la vista (por lo general una vez al año) para comprobar si tiene problemas oculares relacionados con la diabetes.                         

Profesional de la salud mental:

Las personas experimentan estrés por los altibajos de la diabetes y algunas podrían necesitar ayuda profesional. Los profesionales de la salud mental pueden ser trabajadores sociales, psicólogos clínicos, o psiquiatras y pueden ayudarle con algunos problemas personales y emocionales asociados con la diabetes.

Educador Certificado en Diabetes (ECD):

Le ayuda a entender su diabetes y le ofrece apoyo para ayudarle a manejar los problemas que pueda tener con su medicamento. También le ayuda a planificar sus comidas y régimen de actividad física.

Podólogo (médico de los pies):

La diabetes puede hacer que usted sea más propenso a tener mal flujo sanguíneo y sufrir daños en los nervios de las piernas y los pies. El médico de los pies revisa sus pies y trata problemas como heridas e infecciones, que pueden llegar a ser graves. 

Dietista:

Trabaja con usted para crear un plan de comidas que se adapte a sus necesidades y preferencias.

Farmacéutico:

Le proporciona sus medicamentos y responde a preguntas sobre cómo tomarlos. 

IMPORTANTE: Algunos latinos usan remedios caseros para tratar ciertas afecciones. Tenga cuidado si tiene diabetes, ya que algunos de estos remedios podrían afectar su tratamiento. Hable con su médico o farmacéutico y cuéntele qué remedios caseros usa.

Es posible que la diabetes le produzca estrés o ansiedad.

Visite la sección El impacto emocional de la diabetes para recibir sugerencias y consejos positivos.

¿Quiere aprender aún más sobre la diabetes?

Haga clic en los títulos de abajo para ampliar la información.

Aunque esté siguiendo su tratamiento al pie de la letra, generalmente la diabetes progresa con el tiempo y quizás usted tenga que ajustar sus medicamentos. 

Haga todo lo posible por adaptarse al progreso de su diabetes. Hable con su médico si nota cambios en su salud. Consulte Trabajar con su médico si necesita ayuda para hablar con él o ella. Si maneja estos cambios con éxito, quizás pueda controlar mejor su diabetes, y su salud a largo plazo.

Las fases de la diabetes

Me acaban de diagnosticar

Sepa que no está solo:

  • ~30.3 millones de personas en Estados Unidos tienen diabetes
  • ~12.2% es el porcentaje de hispanos adultos con diabetes en los Estados Unidos

Algunos factores de riesgo para la diabetes son:

  • Genética o historial familiar
  • Factores ambientales
  • Estilo de vida (además de los alimentos, hay otros factores que pueden causar un exceso de peso, como la ausencia de actividades físicas)

Estoy viviendo con diabetes

Las cuatro actividades principales para manejar la diabetes:

  • Comer saludable
  • Hacer ejercicio (caminar cuenta)
  • Administrarse sus medicamentos (puede ser más fácil de lo que cree)
  • Conocer sus números (¡saber es poder!)

Ahora mi médico dice que tengo que empezar a usar insulina

Tres cosas que debe recordar:

  • La diabetes cambia con el tiempo
  • Tener que usar insulina no significa que haya tratado mal su diabetes. La diabetes cambia, y esto puede requerir un ajuste en su tratamiento
  • ¿Está preocupado por el dolor? Hoy en día existen agujas más pequeñas y más finas que las que se usaban antes.

Una buena relación con su doctor y profesionales de la salud puede ayudarle a manejar su diabetes. No obstante, a muchos hispanos y sus doctores se les dificulta tener una buena comunicación, principalmente por barrera del idioma. Ya que los intérpretes en las clínicas y hospitales no están garantizados, considere llevar consigo a un familiar o amistad bilingüe de confianza que le ayude a comunicarse. 

Una persona hispana encargada de proveer para su familia podría sentirse culpable dedicando tiempo y dinero a su salud o bienestar personal. De hecho, los hispanos son el grupo étnico con menos probabilidades de visitar a un doctor. Según los datos del Censo de Estados Unidos, el 42% de los hispanos no se hace exámenes médicos periódicos. Su salud es importante; téngala en cuenta. Identifique cuáles son sus dificultades más comunes y aprenda cómo superarlas.

Es sumamente importante buscar ayuda médica cuando sea necesario. Para hacerlo más fácil, hemos creado una Guía para Conversar con el Médico. 

Descárguela gratis hoy mismo.

Barreras comunes y cómo superarlas:

Mi doctor no me comprende:

A veces los doctores le dan mucha importancia a la alimentación, el ejercicio y los medicamentos, olvidando que el paciente también necesita apoyo emocional. Pero a muchos doctores sí les interesa saber cómo tratar las emociones de sus pacientes con diabetes. Si su doctor nunca le pregunta cómo se siente, hágaselo saber. Y recuerde, si usted no está satisfecho con su médico, tiene derecho a explorar sus opciones. Comuníquese con su proveedor de seguro de salud y ellos le ayudarán en el proceso.

Mi doctor no entiende mi idioma:

Aunque muchos doctores tratan de hablar español, la comunicación no siempre es fácil. Pregunte si hay traductores disponibles en el consultorio o hable con su seguro de salud para encontrar un doctor que hable su idioma. Otra opción es llevar a un familiar o amistad de confianza que le ayude a comunicarse en inglés.

No sé qué preguntar durante la visita:

Aproveche al máximo el tiempo que pasa con su médico. Anote sus preguntas antes de su visita, así será más productiva.

No hace falta que todo el mundo sepa que usted tiene diabetes, pero trate de compartir lo que ha aprendido sobre su condición, al igual que sus preocupaciones, con los miembros de la familia y amigos de confianza que usted considera como su equipo de apoyo.

Cuanto ellos más sepan y entiendan lo que requiere el manejo de su diabetes, mejor capacitados estarán para asistirle. Su equipo de atención de la diabetes es muy importante, y los miembros de su familia y amigos también forman parte de ese equipo.

Sus seres queridos pueden ayudarle de muchas maneras, por ejemplo:

  • Manteniéndose activos con usted, yendo a pasear o haciendo juntos pequeñas labores en la casa, como atender el jardín o la huerta.

  • Acompañándole a sus visitas al doctor, especialmente si usted no habla bien el inglés o su doctor no habla bien el español.

  • Asistiendo con usted a clases de educación para la diabetes.

  • Preparando comidas saludables, deliciosas y adecuadas para personas con diabetes, y luego disfrutándolas juntos

Por su parte, usted puede enseñarle a sus personas más cercanas qué hacer en caso de que su azúcar en la sangre baje (o suba) demasiado y/o usted necesite asistencia médica.

Puede ocurrir que las personas a su alrededor interfieran en su rutina, vigilando constantemente todo lo que usted hace y llamándole la atención: "¿Seguro que deberías comerte eso?" "¿No deberías revisarte el azúcar en la sangre ahora?"

Comparta sus emociones con las personas que lo cuidan y sea honesto cuando necesite su espacio personal. Pero recuerde que ellos están allí para ayudarle y que se comportan así porque velan por su salud y bienestar.
Si desea más consejos para sobrellevar las emociones de la diabetes, haga clic aquí.

Personas al cuidado de pacientes:

Si está ayudando a un ser querido o a otra persona que padece de diabetes, quizás le puede brindar asistencia con necesidades como:

• Recoger los medicamentos en la farmacia

• Recordarle que se administre sus medicamentos

• Acompañarle a sus visitas médicas

• Ayudarle a preparar las comidas del día

• Y desde luego, dedicarle tiempo cuando él/ella necesita apoyo emocional

¿Qué debo incluir en un plan de cuidado y qué puedo hacer?

  • Un plan de comidas: Aprenda cuál debe ser el contenido y las porciones exactas de un plato balanceado. Le sorprenderá saber que la mayoría de las recetas latinas favoritas pueden modificarse para las personas con diabetes. Comer saludable nos beneficia a todos, pero no es fácil cambiar nuestras costumbres del día a la noche. Pruebe con pequeños cambios al principio, como sustituir ciertos ingredientes (arroz integral en vez de arroz blanco) y cambiar la manera en que los prepara (hornear/asar en vez de freír).

  • Un plan de actividad física: Es importante que su ser querido (o paciente) encuentre formas de mantenerse activo, y eso no significa que tenga que apuntarse a un gimnasio. El simple hecho de caminar a diario es una forma de hacer ejercicio. Se debe ir paso a paso. Pequeños aumentos en las actividades diarias pueden representar una gran diferencia. Asegúrese de que la persona que cuida hable con su proveedor de atención médica antes de comenzar o cambiar su plan de actividades.

  • Un plan para cumplir con el tratamiento: Si su ser querido (o paciente) ha comenzado a administrarse un medicamento, puede ayudarle a seguir el plan tal y como lo indicó el proveedor de atención médica.

  • Un plan para revisar el azúcar en la sangre: Usted puede animar a la persona bajo su cuidado a revisar sus niveles de azúcar en la sangre según le ha indicado su profesional del cuidado de salud. De esa forma, él/ella podrá identificar sus características personales, ya que la diabetes no se presenta exactamente igual para todas las personas. Apunte los números, porque eso puede ayudar al médico a saber qué tan bien está funcionando el tratamiento.

Usted también importa:
Cuidar de usted mismo es tan importante como cuidar de su ser querido (o paciente). Atender a una persona con diabetes puede afectarle emocional y físicamente. Como persona al cuidado, es normal sentir frustración, estrés, culpa y soledad. Es también normal enfadarse en algún momento. Por eso es importante crear un plan de cuidado para usted mismo que incluya:

Controlar el estrés: Tome nota de las cosas que le causan estrés. Cuando pueda identificar esos factores, podrá tomar medidas para aliviarlo. Pruebe respirar hondo y si no es suficiente, salga a dar una vuelta. Un rato en su propio espacio podría devolverle la calma. Si necesita más, también puede solicitar la asistencia de un terapista.

Manténgase al día con su salud: Es importante que tenga un plan para cuidar de su propia salud. Asegúrese de hacer y mantener sus citas médicas.

Tómese tiempo para usted mismo: Si siente que está dedicando la mayor parte de su tiempo a la persona que cuida, pruebe separar un poco de tiempo cada día para hacer algo que le guste. La lectura y obras manuales como el tejido son buenos ejemplos. Recuerde que ese es su tiempo personal, así que trate de que nada lo interrumpa.

Comuníquese con su ser querido: Traten de tomar unos momentos a diario para conversar sobre cómo se sienten y cómo están haciendo frente a sus emociones.

Pida ayuda: Tenga presente que usted no está solo. No tema pedir ayuda a sus familiares y amigos, o buscar su propio grupo de apoyo para compartir sus sentimientos sobre la realidad—y responsabilidad de ser una persona al cuidado de pacientes. 

Si desea manejar su diabetes de forma discreta y efectiva durante horas de trabajo y cuando viaja, aquí le ofrecemos algunos consejos.

En el trabajo

Su tratamiento de la diabetes puede ser parte de su rutina de trabajo.  Trate de crear recordatorios para administrarse su medicamento usando, por ejemplo, su teléfono celular “smartphone” o pidiéndole a un compañero de confianza que le recuerde durante el día que debe estar pendiente de su medicamento. Pregúntele a su médico sobre métodos de administración de uso fácil que estén disponibles.

Cuando va de viaje

Algunos consejos a tener en cuenta.

 

Antes de salir

  • Visite a su doctor y pida instrucciones sobre cómo reemplazar o recibir medicamentos o suministros cuando esté de viaje.

  • Si está usando insulina, anticipe dónde va a almacenarla. Revise la información para el paciente de su producto para ver las instrucciones de almacenamiento.

  • No olvide llevarse una identificación que especifique que tiene diabetes, como los brazaletes que están disponibles para alertar sobre condiciones de salud.

  • Visite a su proveedor de atención médica al menos 4 semanas antes de irse de viaje si va a estar fuera por largo tiempo para asegurarse de que su diabetes esté bajo control.

  • Obtenga recetas adicionales para su medicamento al igual que suministros.

Viajando con insulina en avión o tren

  • Al volar, siempre lleve con usted en la cabina del avión medicamentos para la diabetes, inyectables y suministros para pruebas. NO los facture con su equipaje.

  • Su equipo de atención de la diabetes puede ayudarle a ajustar su plan de tratamiento a la nueva zona horaria y a otros cambios relacionados con los viajes.

  • Si utiliza un vial y jeringa y viaja con frecuencia, es recomendable preguntarle a su equipo de atención de la diabetes si una pluma de insulina precargada desechable podría ser adecuada para usted.

  • Si usted usa una bomba de insulina, averigüe de antemano si hay reglas especiales para los pasajeros que viajan con insulina.

  • Comunique a la seguridad del aeropuerto que tiene diabetes, que lleva suministros o si está usando una bomba de insulina. Necesitará tiempo extra para pasar por la seguridad de aduanas.

  • La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) recomienda llevar suministros en el empaquetado original con las etiquetas originales de la receta de los medicamentos.

  • Si usa insulina, asegúrese de no dejarla en un sitio donde pueda calentarse o enfriarse demasiado. Siempre guárdela en un lugar fresco y seco. Asegúrese de leer las instrucciones que vienen con su medicamento para aprender como guardarlo.

  • Revise su azúcar en la sangre con frecuencia. Cualquier cambio en su horario puede producir cambios en sus patrones habituales.

  • Recuerde que debe mantener las lancetas tapadas.

  • Asegúrese de que su medidor tenga escrito el nombre del fabricante del producto.

  • Lleve “snacks” saludable y compre comida para el vuelo, ya que muchas compañías aéreas no las ofrecen.

  • No olvide su medicamento de emergencia glucagón para la diabetes, u otros medicamentos como cremas de antibióticos para la piel, y pastillas para las náuseas y la diarrea.

 

Nuestro propósito es ayudarle para que pueda resumir sus actividades cotidianas o de recreación sin mayor inconveniente. Si desea más información, descargue nuestra página Cómo viajar con diabetes.

Acceda gratis a actividades fáciles y divertidas, recetas exclusivas y guías informativas que puede compartir con sus seres queridos para controlar mejor su diabetes.

Fuentes de información y guías acerca de la diabetes

Todo sobre la diabetes, todo en un mismo sitio. Descubra nuestra Página de recursos, repleta de videos, libros, hojas de datos y mucho más.